El ser humano posee dos necesidades psicológicas básicas y fundamentales.

La necesidad de seguridad y la necesidad de significación. Del Castillo (2016), afirma al respecto que:La necesidad de seguridad explica que el hombre requiera una base, un piso, una raíz, un sustento.

¿Cómo se plasma esto? ¿Qué le da seguridad a la vida? Por ejemplo, el amor de unos padres, el cariño de una familia, la presencia y comunicación de padres y hermanos (p. 26).

La necesidad de seguridad se manifiesta en las tres dimensiones de toda persona (biológica, psicológica y espiritual), en donde la posibilidad de tener una base segura es clave para su tranquilidad. Es decir, el hecho de sentirse materialmente seguro y saber que no hace falta comida, abrigo y tener un lugar seguro para vivir. Por otro lado, desde la dimensión psicológica, se concibe que todo ser humano necesita sentirse afectiva y emocionalmente seguro, sabiendo que las personas que rodean su vida o que suelen ser significativas le quieren, aman, respetan y puede confiar en ellos. Así como estar libre de miedos, angustias, ansiedades, tristezas patológicas, culpas o vergüenzas que lo esclavicen.

Desde la dimensión espiritual, la persona necesita sentir que Dios le ama como un padre providente y misericordioso que nunca defraudará su ser. Esta necesidad está fundada antes que nada en la conciencia de que su existencia le ha sido otorgada por un Creador, un Ser Supremo de quien necesita para permanecer siendo lo que es.La necesidad de significación es la de saber que nuestro ser posee una existencia, un sentido con una finalidad, con un objetivo o meta. La persona humana entonces se sabe valiosa e importante, tanto para sí mismo como para los otros.

Esto se comprende porque todo ser humano tiene la necesidad de ser aprobado o reconocido por lo que hace, recibiendo aliento y aprobación por las cosas que hace bien, resaltando las consecuencias positivas de sus actos, aun en medio de errores o carencias.

En el libro Reconciliación de la Historia personal, se profundiza en esto diciendo que:Otra dimensión de la necesidad de significación es la de la afectividad, que no es otra cosa que la facultad de amarse a uno mismo, amar a los demás y amar al creador.Dicha afectividad es también la capacidad de resonar interiormente de la persona, donde existen sentimientos, emociones, ilusiones, motivaciones y pasiones (p. 27).

Por todo ello se dice que la necesidad psicológica de significación es la que expresa aceptación personal, valoración de sí mismo y amor. Además, es importante tener en cuenta que tanto la necesidad de seguridad como la de significación están íntimamente unidas y relacionadas entre sí, debido a que en la vida cotidiana se manifiestan casi de manera simultánea.

Psi. Humberto Del Castillo Drago
Director General de Areté

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.