Todos tenemos la capacidad de hacer cosas buenas por los demás, de lo cual se beneficia quien lo recibe como quien lo practica, porque aumenta la alegría de la persona, brindando una sensación de unión y colaboración social.

En esta semana quiero invitarte a que realices un acto de generosidad diario, dirigido a alguna persona de tu alrededor. Puede ser una llamada a un familiar que hace mucho no ves, ayudar en alguna tarea del hogar aunque no sea parte de tus obligaciones, compartir con el pequeño de la casa su juego favorito, dar un consejo a quien lo necesite, brindar una sonrisa, etc.

Te recomiendo además que estos actos sean variados y significativos para ti; aprovecha también las oportunidades que surgen de manera espontánea en tu entorno. Apunta cada acto que realices en una libreta o cuaderno y escribe además ¿cómo te sentiste?, ¿qué consecuencias tuvo?

Notarás que después de hacer este ejercicio sentirás un mayor nivel de satisfacción contigo mismo, y sorprenderás gratamente a quienes te rodean. También, puedes usarlo como una manera de ayudar a quien veas triste o ansioso, por ejemplo, diciendo algo positivo o darle un detalle, para que deje de enfocarse en los pensamientos que mantienen ese estado de ánimo.

Psi. Mónica Caballero Andrade

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.